Este es un espacio dedicado a las imágenes de pasión de Guatemala, estas que año con año son intercesoras de nuestras oraciones para que lleguen a Dios y que nos trasmiten un mensaje de esperanza y conversión en sus cortejos procesionales de la Cuaresma y Semana Santa.
Encabezado

22 febrero, 2015

Jesús Nazareno de la Salvación - 2015


Primer Domingo de Cuaresma:
     Las calles empedradas de la Antigua Guatemala vuelen a cubrirse de aserrín y de un color morado penitente durante el cortejo de la consagrada imagen de Jesús Nazareno de la Salvación de la Aldea de Santa Catalina Bobadilla que inicia la época cuaresmal en la ciudad colonial.


Alegoría del Anda de Jesús Nazareno:

JESÚS BENDICE A LOS NIÑOS

FUNDAMENTO
Algunas personas le presentaban los niños para que los tocara y orara por ellos, pero los discípulos les reprendían.
Jesús, al ver esto, se indignó y les dijo: “Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. En verdad os digo: quien no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él.”
Jesús tomaba a los niños en brazos e imponiéndoles las manos los bendecía.
Marcos 10, 13-16

MENSAJE PROCESIONAL:
“Dejad que los niños vengan a mí y no se lo impidáis, porque el Reino de Dios pertenece a los que son como ellos. En verdad os digo: quien no reciba el Reino de Dios como un niño, no entrará en él”, Hermosas palabras que han salido de la boca del Señor.

¿Qué hay de maravilloso en los niños que tanto entusiasme a Jesús? ¿Qué ha descubierto el maestro en ellos para reprender a quienes impedían que los niños se acercaran a El?. En esos pequeños que tan poco han vivido se encierran grandes lecciones de vida: con lo poco que saben no prejuzgan nada, ni a nadie. Son inocentes y por lo tanto tomarán por cierto lo dicho y harán lo que se les pida, sin ninguna malicia. 


Son ingenuos, dispuestos a creer lo que se les diga. Son sinceros, dirán la verdad sin contemplaciones ni reparos. Son generosos, dispuestos a compartir lo mucho o poco que tengan con quien se los pida. Olvidan cualquier disgusto y perdonan pronto. Creen, confían, esperan, ríen abiertamente, lloran francamente, son frágiles, dulces, tiernos. Aman y se entregan confiadamente a quien los ama. Son cristalinos, puros… esto y mucho más son los niños para Jesús. ¡Cómo no amarlos!, ¡Cómo no ponerlos de ejemplo!. Es precisamente así como debemos ser todos.

Queda de manifiesto el gran amor que Jesús tiene hacia los niños, y como para Él son de gran importancia y quiere tenerlos cerca, sin que nada ni nadie se los impida.

En la actualidad hay muchas personas y situaciones que impiden que los niños se acerquen a Jesús, este es un llamado a combatir a toda costa este problema y promover que confiadamente todos los niños se acerquen a Él.





















Galería de Fotos:

Jesús de la Salvación 2015

† Gracias por Visitar †
 
Copyright © 2012 Pasos de Devoción